El Colegio celebró con éxito la primera jornada presencial del Día Internacional de la Enfermería desde el inicio de la pandemia

12 de Mayo de 2022

12 mayo de 2022.-

 

 

Ayer, 11 de mayo, víspera del Día Internacional de la Enfermería, que cada año se conmemora el 12 de mayo, el Colegio de Enfermería de Bizkaia (CEB) retomó una celebración muy querida por el colectivo, tras dos años de parón a causa de la pandemia. Así, el Palacio Euskaduna de Bilbao acogió a cerca de 500 profesionales de Enfermería de Bizkaia, para conmemorar juntos el aniversario del nacimiento de Florence Nightingale, precursora de la enfermería moderna.

 

El acto fue inaugurado por María José García Etxaniz, presidenta del Colegio de Enfermería de Bizkaia y tuvo como elemento central una conferencia que impartió la nueva presidenta de Médicos Sin Fronteras (MSF) en España, la enfermera Paula Gil Leyva, bajo el título ‘Una mirada a la enfermería humanitaria: el arte de cuidar y salvar vidas en contextos de crisis’.

 

A la cita acudieron, entre otras personalidades, Inmaculada Moro, subdirectora de Enfermería de Osakidetza; Ricardo Franco Vicario, presidente de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao; Verónica Tíscar, presidenta electa de la Academia de Ciencias de Enfermería de Bizkaia, junto con Baltasar Gómez Galán, vicepresidente de esta entidad y responsable de la comisión de Salud Mental del CEB; José Ramón Sánchez Isla, responsable del grado de Enfermería de la Universidad de Deusto y miembro de la Junta de Gobierno del Colegio; Julia Nicolás, tesorera del Colegio de Médicos de Bizkaia; Javier Rodríguez Rodero, presidente de la Comisión Deontológica del CEB; y varios representantes de SATSE, entre ellos, Amaia Mayor, Encarna de la Maza y José Antonio de Léniz.

 

También se contó con la presencia de diversas directoras de Enfermería de hospital es vizcaínos, como Pilar Sánchez (Hospital Universitario Cruces); Isabel Malmierca (Hospital Universitario Basurto); Catalina Echeandía (Hospital Universitario Galdakao-Usansolo); Josefina Arana (Hospital San Eloy); Nerea Aperribai (Hospital Urduliz); Estibalitz Cabezón (Clínicas IMQ); e Inmaculada Amenós (Quirónsalud Bizkaia).

 

Tal y como destacó la conferenciante en su alocución a los profesionales de enfermería de Bizkaia, «la enfermería es una profesión esencial en todas partes y en Médicos Sin Fronteras también. Hay un espacio importantísimo para la enfermería en la acción humanitaria, sobre todo en lugares remotos donde escasea el personal sanitario. Actualmente, cerca de 15.000 enfermeros y enfermeras trabajan con Médicos Sin Fronteras en contextos de crisis humanitaria. Su labor es clave para ayudar a salvar vidas».

 

Según detalló Gil Leyva, «durante la pandemia, han muerto entre 80.000 y 180.000 sanitarios y sanitarias en todo el mundo, la mayoría en países de renta baja. Siempre es terrible la pérdida de vidas humanas pero en lugares como la República Centroafricana o Níger, que mueran cuatro médicos o médicas o diez enfermeros o enfermeras es un drama añadido, porque no hay suficiente personal sanitario».

 

En relación a su reciente nombramiento al frente de esta oenegé, afirmó que, «como enfermera, ser presidenta de Médicos Sin Fronteras es un orgullo. Afronto este gran reto al frente de la organización con ilusión, pero sobre todo con respeto. Representar a un colectivo que trabaja todos los días para llevar atención sanitaria a quien más lo necesita, es una responsabilidad enorme».

 

Por último, en relación al contexto de la actividad del trabajo humanitario en áreas de conflicto, indicó que «el mundo está cambiando radicalmente, no sólo tenemos por delante los enormes desafíos de siempre, sino que ahora además asistimos con indignación a retrocesos injustificables en derechos fundamentales, retrocesos que se sustentan en discursos anacrónicos que nos llevan de vuelta a un mundo que ya no debería existir y que criminalizan el trabajo humanitario. Por ello, la apuesta de priorizar la atención a las poblaciones más castigadas por la violencia es la más valiente que podíamos hacer».

 

Minuto de silencio

Durante la celebración de esta jornada, los asistentes, a instancias de los responsables colegiales, mantuvieron un minuto de silencio «en recuerdo de todas las personas que han fallecido a causa del coronavirus y muy especialmente, de las compañeras y los compañeros que a lo largo de estos dos años, han perdido la vida a causa de esta infección», manifestó María José García Etxaniz, presidenta del Colegio de Enfermería de Bizkaia.

 

En su bienvenida a los compañeros de profesión, García Etxaniz recordó también las acciones solidarias llevadas a cabo recientemente por la entidad que preside, en relación a la crisis de la guerra de Ucrania. Así, señaló que «el Colegio de Enfermería de Bizkaia, en el marco de lo aprobado por su Junta General con respecto a las actividades benéfico-sociales, ha donado en fechas recientes a “ACNUR Euskal Batzordea” el 0,7% del presupuesto colegial de 2021, destinándolo a ayuda humanitaria en la crisis de la guerra de Ucrania. Esta donación se está traduciendo ya en materiales de primera necesidad como alimentos, medicamentos y ropa».

 

Asimismo, continuó aludiendo a que un tráiler fletado por la Organización Colegial de Enfermería «ha llegado hace apenas una semana a la frontera con Ucrania cargado con 16 toneladas de material sanitario de primera necesidad: kits de suturas, apósitos, vendas, antisépticos, sistemas de suero, guantes, mascarillas, jeringas o catéteres, entre otros productos. Todo ello, para ayudar a la población local y para que nuestros compañeros y compañeras de la sanidad ucraniana puedan dar la mejor atención sanitaria a las víctimas de esta guerra sin sentido».

 

Palacio Euskalduna-Dia Enfermería

Política de cookies
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.